El Escondite de María

La capillita de San Onofre

Carmen Vazquez

Caen las hojas y todas las mañanas nos acordamos de nuestra madre (¨niña, llévate la rebequita¨). Llega el otoño y volvemos al trabajo y a la rutina. Retomamos las prisas y corremos sin fijarnos en nada.  ¿Cuántas veces habremos pasado por la Plaza Nueva sin fijarnos en la capillita de San Onofre, tan minúscula y discreta que muchos sevillanos ni la conocen?

Situada en un lateral, al lado del imponente edificio de Telefónica, no hay campanario o portada que la distinga de la piedra del muro, sólo una puerta doble y una placa, pero en este sitio diminuto en el que nadie repara,  se concentran parte de la historia, el arte y las leyendas de Sevilla.

Adoración perpetua

La capilla es lo único que queda (junto con el arquillo del Ayuntamiento) del convento principal de los franciscanos, una construcción inmensa que desde el siglo XIII ocupaba más allá de la actual Plaza Nueva con hospitales, cuadras, hospedería y más de cuarenta capillas. La de San Onofre se erigió en el siglo XVI para una hermandad de ánimas, y se salvó del derribo en 1840, cuando se planeó la fachada trasera del consistorio y una gran plaza. En su decoración  intervinieron los principales maestros del Renacimiento y Barroco sevillanos. Martínez Montañés, Francisco Pacheco y Pedro Roldán, entre otros, tallaron santos y devociones de la ciudad como San Fernando, Santa Ana o La Inmaculada.

Punto aparte merecen las leyendas alrededor de la capilla, como la del fraile fantasma que se aparecía el día de difuntos para pedir misas por su alma, o la del propio San Onofre, que según algunas leyendas, nació mujer, lo que hace que algunos hablen del ¨primer santo transexual¨. Una devota viuda del siglo IV, acosada por los pretendientes, pidió a Dios convertirse en varón, y  frecuentemente se le representa como ermitaño cubierto solo por una larguísima barba, o incluso, como un hombre anciano con cuerpo de mujer.

San Onofre
SanOnofre

En la actualidad la capilla sigue perteneciendo a la Hermandad de San Onofre, que ofrece misas por las ánimas del purgatorio, y es sede de la Adoración Eucarística Perpetua,  por lo que es la única iglesia de Sevilla abierta 24 horas. Más de 600 personas dedican una hora semanal a acompañar al Santísimo, en silencio total en medio del bullicio. Ahora que lo sabes, ya no tienes excusa para entrar a conocerla, cualquier día, a cualquier hora.

Carmen Vazquez

1 comentario en «La capillita de San Onofre»

  1. Adem s de la capilla de San Onofre y el Ayuntamiento de Sevilla, en la Plaza Nueva resaltan otros elementos. El m s visible y central es el monumento al rey San Fernando, ideado por Juan Talavera. A la estatua ecuestre de San Fernando, obra de Joaqu n Bilbao, le acompa an otras cuatro de personajes relacionados con la conquista de Sevilla: el rey Alfonso X

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button
Translate »